Estamos viviendo épocas de muchos cambios. Estos cambios de por sí juegan un peso emocional para nosotros como padres, por lo que puede ser incluso más pesado para tus hijos. ¿Qué cosas debes de hacer para asegurarte que estás haciendo de una situación de cambio lo más digerible posible?

 

¡Sigue leyendo!

Habla con ellos

 

Ya lo sabes pero no está de más repetirlo. Muchos padres a veces olvidamos lo importante que es la comunicación adecuada. Nunca hay que asumir que nuestros hijos tienen el mismo tren de pensamiento que nosotros o que tienen el mismo proceso de razonamiento. Hazles saber que comprendes lo que está sucediendo y que tiene tu apoyo durante el proceso. Siempre se claro y mantén una comunicación abierta con ellos.

 

Un ejemplo de ello sucede en algo tan importante como mudarse a un nuevo hogar. Quizás los pequeños no podrán tener gran impacto en la decisión, pues depende de las posibilidades económicas de las cabezas de familia, ¿pero por qué no preguntarle sobre cómo quisiera decorar su dormitorio? ¿O qué opina de las amenidades para niños que tendrán a su disposición?

Escúchalos

 

De nuevo, pareciera lógico, pero en muchas ocasiones no lo es. Espera a que tus hijos procesen aquello de lo que les hablaste. Deja que lo razonen y desarrollen sus propias dudas. Asegúrate de establecer contacto visual y situarte en una posición donde tu lenguaje corporal demuestre el sincero interés por resolver sus dudas. También es importante establecer un intercambio sobre cómo te sientes tú. Esto puede ayudar para que tengan la confianza de abrirse sobre cómo se sienten personalmente.

 

Siguiendo el ejemplo anterior, una mudanza puede ser algo complicado para alguien que apenas está desarrollando su personalidad. Escucha cuáles son sus miedos o preocupaciones y no sólo se sentirán importantes, ¡también podrás ayudarlos a resolver esos problemas!

Ofrece opciones

 

En muchas situaciones de cambio, tus hijos pudieran sentirse abrumados y que no tienen control alguno en el asunto. Crea situaciones donde ellos sientan poder de decisión. No solo les dará una mejor estabilidad emocional respecto a las situaciones, sino que ayudará al desarrollo de su confianza en la toma de decisiones.

 

Algo tan simple como decidir cuál de todos los dormitorios del nuevo depa quieren, de qué color quieren sus paredes, a qué actividad extracurricular les gustaría asistir, qué quieren aprender. Realmente cualquier situación se puede prestar a que tomen una decisión de cómo quieren enfrentar el cambio. 

 

Déjalos estar inconformes

 

El cambio es duro para todos. Es importante externar aquello que no nos parece al respecto. Existen muchas maneras de canalizar esta inconformidad, pero lo importante es no guardarla. Guardar estas inconformidades o disgustos puede ir sumando de manera interna como una bola de nieve, y desencadenar en situaciones más complejas. Dales el espacio para que dentro de estas inconformidades, puedan realizar las transiciones necesarias hacia nuevas realidades.

Es decir, si tus hijos no están de acuerdo con mudarse a un nuevo depa, ¡está bien! Será difícil y eso es entendible, pero cuando vean los beneficios de tener un hogar que se ajuste a sus necesidades, con espacios flexibles para adecuarse incluso a su diversión o al Home Office de un padre que podrá estar con ellos más tiempo, así como un Club exclusivo donde tendrán piscina, sala de videojuegos y hasta un cine familiar, ¡su percepción cambiará! 

 


Existen muchos otros factores que debemos considerar y aportar a la hora de enfrentar cambios como familia. Debemos mantener una mente abierta, concentrarnos en lo positivo y crear nuevos hábitos y rituales. Pero lo más importante es: sigue tu instinto, ya que nadie nace sabiendo ser padre de familia.

 

Recuerda que todos los cambios son buenos, pues no sólo traen mejoras, sino también aprendes muchísimo en el camino a la adaptación. ¡No evites que tus hijos vivan este aprendizaje contigo! Después de todo, la mejor vida será para toda la familia, y podrán disfrutarlo más si son parte del proceso. 

 

Recuerda que si parte de estos nuevos cambios en familia está el plan de mudarse a un nuevo hogar, MUV es una excelente opción. Contáctanos ahora y deja que uno de nuestros asesores te ayude personalmente a encontrar tu depa ideal, pues tenemos una variedad de modelos de 1, 2 y 3 dormitorios, desde 48 m2 hasta 172 m2. Además, toda tu familia podrá disfrutar de un exclusivo Club M, con más de 15 amenidades para todas las edades. 

 

¡Contáctanos!